Idomeni

data=RfCSdfNZ0LFPrHSm0ublXdzhdrDFhtmHhN1u-gM,VDHkK3crviEHFVO4HJosCBoM-3MSZkLScObyqGNR13B61u0OtA9jI8GqVdpXHXFhskGQ2FFaYAoT4s0KFHUSSZ9_Fo

Avui diumenge 13.000 refugiats estan retinguts en el pas d’Idomeni a Grècia, a la frontera amb Macedònia. El tancament progressiu de totes les fronteres europees impedeix la marxa dels refugiats, que han quedat immobilitzats en un camp que no reuneix les condicions humanitàries per a un nombre creixent de refugiats. Demà dilluns 7 de març es tornen a reunir en Brussel·les els dirigents europeus amb Turquia per continuar parlant. A més de parlar, haurien d’anunciar quan pensen prendre alguna mesura per evitar que es produeixi una tragèdia humana en territori europeu, ja que Idomeni pertany a la Unió Europea.

Mireu la crònica d’aquesta tragèdia al llarg de la setmana:

 

Dimecres, 2 de març

“De moment, de menjar no en falta. Però només és de moment, perquè les organitzacions humanitàries alerten que ja són més de 10.000 els refugiats reunits a Idomeni i ahir mateix van passar al voltant de 400 persones a Macedònia. El dia abans, segons els comptes de l’Alt Comissionat de l’ONU per als Refugiats (Acnur), en van ser 30. I paral·lelament en van arribar 609 a Grècia, que aviat seran rumb a Idomeni. Una simple operació matemàtica corrobora que la situació, lluny de solucionar-se de manera satisfactòria per a totes les parts, pot saltar pels aires.

Dilluns passat hi va haver un avançament d’això: un grup de refugiats van fer caure un sector de la tanca i la policia macedònia els va despatxar amb gas lacrimogen i granades sonores. Ara hi ha 3.000 persones més que llavors. Comparat amb aquell incident, les lleus empentes a les quals ahir la policia grega va haver de recórrer a l’hora de tancar la frontera queden en una mera anècdota. El ministre macedoni de l’Interior, Oliver Spasovski, es defensa i tira pilotes fora: «El nostre límit d’admissió diari dependrà del nombre de refugiats que acullin els països membres de la Unió Europea» “(El Periódico, 2-3-2016).

 

Dijous, 3 de març

“Las mantas, las tiendas de campaña y, en general, la capacidad de alojamiento y abrigo en Idomeni no bastan para abastecer una población que no para de aumentar. Lo constata Fani Galatsopoulou, de la Organización Internacional para la Migración (OIM). “Ahora mismo, todo el mundo es vulnerable aquí”, asevera.

“Las cifras de refugiados acampados en la frontera este jueves eran mayores que las del día anterior y previsiblemente menores que las del día siguiente. Se ve y se nota: hay más tiendas, hay más gente, hay más movimiento, hay más nervios y hay más hartazgo. Pero desde la OIM admiten que ya no hay forma de contar con precisión cuántos refugiados esperan a cruzar a la antigua república yugoslava. Al menos, 10.000. Médicos Sin Fronteras indica que más de 11.000 ¿Hasta cuándo se puede aguantar antes de que esto explote? “Esto no va a aguantar mucho” es un comentario habitual entre los trabajadores humanitarios.

Babar Baloch, portavoz de Acnur en Idomeni, es una máquina de dar titulares: “La presión está aumentando. La rabia sigue creciendo”. Según Baloch, “Grecia necesita una válvula de seguridad para evacuar esta presión”. La reunión de este jueves entre el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, tampoco le da motivos para ser optimista con una Unión Europea que –dice el empleado de Acnur– “no ha hecho lo suficiente y a la vista está”. En la agencia de la ONU para los refugiados preocupa “la estrategia unilateral” en materia fronteriza de los distintos países de la ruta balcánica, ya que “es discriminatoria”. Y algo de razón lleva: solo sirios e iraquís con documentos originales pueden superar la frontera, llegado el turno asignado. El resto pasa los días con la esperanza de poder cruzar” (El Periódico, 3-3-2016).

 

Divendres, 4 de març

«La rabia va en aumento. Este no es un campamento en condiciones, la situación es insostenible», explica el portavoz de Acnur, Babar Baloch, desde las vías del tren que atraviesan la localidad. Para Baloch, es indispensable que la Unión Europea se implique realmente en el apoyo a Grecia para lidiar con esta situación límite.

“Ahmed es uno de esos refugiados que están sufriendo las penosas condiciones del campamento. «Las noches son lo más duro, sobre todo las que hemos pasado a la intemperie», asegura este hombre de la ciudad siria de Daraa, que lleva ya 12 días durmiendo sobre la tierra de Idomeni. «Aquí se sobrevive, no se vive», añade junto a su amigo Fuad, también de la misma ciudad. «Todos nos hemos quedado sin dinero, nuestras familias ya no pueden hacer más para ayudarnos».

“Macedonia abre la frontera intermitentemente. Y con cuentagotas. Según los últimos datos de Acnur, solo 457 personas cruzaron a Macedonia el pasado miércoles. En cambio, 2.162 llegaron a las costas helenas ese mismo día. La OIM sostiene que ya es imposible cuantificar la cifra exacta de personas varadas en Idomeni, aunque todas las estimaciones rondan la cifra de 10.000. La sensación, sin duda, es que cada vez hay más y más gente en un campamento que no puede acoger a ni una persona más. Cada día son más interminables las colas para entrar en la deseada carpa de OIM o ante los puntos de distribución de comida” (ABC, 4-3-2016).

 

“Los eslóganes de la protesta (“Merkel, ayúdanos”, “la UE es el nuevo Hitler” o “abran las fronteras”) no sonaban a grito de guerra sino de desesperanza, o cuando menos a la constatación de una evidencia casi empírica: Idomeni se ha vuelto una ratonera a cielo abierto. Tras el cierre en cadena de las fronteras balcánicas, Grecia asumió este miércoles que ha dejado de ser un país de tránsito para convertirse en lugar de acogida permanente. Una nación debilitada por la crisis que podría albergar a fin de mes 100.000 migrantes (un 1% de su población). O, como lo define con su habitual franqueza el exministro Yanis Varoufakis, un país reconvertido en “campo de concentración para refugiados”.

Por eso no resultan extraños los raptos de desesperación, como la huelga de hambre que ha iniciado un grupo de jóvenes en el campo, o el intento de suicidio de una madre siria al ser separada de sus hijos, ya en FYROM; o, en fin, las pesadillas febriles de los miles de bebés, muchos de ellos nacidos durante este éxodo masivo. Son los que más preocupan a las ONG, pues el campo no cuenta con condiciones específicas de asistencia. “Falta leche maternizada e infantil, y escasean productos para los más pequeños, como pañales o portabebés”, señala Kiriakí Jionidu, coordinadora de la ONG Arsis, que trabaja con menores.

“Igual de preocupante es la situación de los miles de mujeres que viajan solas con sus niños; ellas son especialmente vulnerables al abuso o la discriminación; en una cola o una negociación siempre estarán en desventaja. En la carpa infantil [lugar de juegos del campamento] estamos dejando dormir a madres con bebés de días y embarazadas a término… Se supone que no está para eso, pero…”, añade. Bajo un cartelón que advierte en árabe a los padres que no pierdan de vista a los niños, otro voluntario de la ONG contacta telefónicamente con albergues en Salónica: “Tenemos tres niños no acompañados y una mujer de siete meses, hay que buscarles sitio…” (El País, 4-3-2016).

 

Dissabte, 5 de març

“Ara mateix és Macedònia, a la seva frontera amb Grècia, el país que està decidint per la UE qui té accés a l’asil i qui no. El tancament del pas d’ Idomeni fa una setmana –les autoritats macedònies només hi deixen passar unes 300 persones al dia, en general sirians i iraquians– ha posat fi al paper de Grècia com a país de trànsit per convertir-lo en un país d’ estada. Berlín ha rebaixat el to de les seves crítiques al fet que les fronteres al nord en la ruta balcànica estiguin també tancades”.

“Brussel·les reivindica ara l’aplicació del reglament de Dublín i, en concret, la norma que obliga a tornar els demandants d’asil al primer país de la UE que van trepitjar (en general, Grècia)” (La Vanguardia, 5-3-2016).

icoy33034057-tents-refugees-and-migrants-stand-next-ref160303183904-1457026934598

Font: El Peródico

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Idomeni

  1. Albert Bajet dijo:

    Ja s’ha vist el resultat de la reunió entre la Unió Europea i Turquia. S’han trencat totes les lleis, convenis i acords internacionals en un acord vergonyós.

    El campament d’ Idomeni és un cau de patiment però almenys els refugiats tenen una mínima esperança. Què faran tota aquesta gent a Turquia?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s