S’està esvaint la sortida del drama

Turkish Prime Minister Ahmet Davutoglu poses with European Union leaders during a EU-Turkey summit in Brussels

Font: El Periódico

 

Demà 15 de març es compleixen cinc anys de l’inici de la guerra de Síria, i les notícies dolentes s’acumulen cada vegada més en el panorama europeu: avui es reprenen les “converses” de pau a Ginebra, amb poques expectatives d’èxit; Idomeni, a la frontera entre Grècia i Macedònia, s’ha convertit en un tap inhumà dels refugiats que continuen arribant-hi; fa uns dies la Unió Europea va prendre la decisió il·legal (que encara cal ratificar) de retornar a Turquia els refugiats retinguts a Grècia (haurem de veure quina serà la postura d’Espanya davant aquesta decisió sense precedents)…

Europa s’ha deixat arrossegar per les queixes de l’extrema dreta europea (a Alemanya ha aconseguit entrar als tres parlaments dels Estats on s’han fet eleccions aquest cap de setmana) i s’ha arribat a la pitjor situació que podíem imaginar: tancar les fronteres de molts països de la Unió, en cascada, per retenir els refugiats en el país on havien posat els peus per primera vegada, i una vegada fet això, s’ha decidit reenviar els refugiats acampats en un país europeu com Grècia a un altre que encara no forma part d’Europa, Turquia, a canvi de milers de milions d’euros, com si fossin mercaderia que és transportada sense demanar-los la seva opinió .

No era difícil preveure des de fa ja moltes setmanes que Europa no volia enfrontar la crisi dels refugiats d’acord amb les normes internacionals: han arraconat i deixat sola la política de Merkel en Alemanya fins que s’ha aconseguit que es canviï el discurs i s’accepti el tancament de fronteres, saltant-se olímpicament el tractat de Schengen. I al final, de manera sorprenent i amb l’oposició d’alguns països com Suècia, s’ha acceptat la mesura inhumana d’expulsar d’un país europeu a milers de refugiats que s’han jugat la vida travessant l’Egeu, en la seva majoria nens i dones.

Representants de l’ONU opinen que el retorn en bloc de tots els individus d’un país a un tercer país no està d’acord ni amb la legislació europea ni amb la internacional. Amb aquestes mesures, aconsegueixen que alguns no ens sentim gens còmodes amb la ciutadania europea.

Us recullo alguns fragments de les notícies de la darrera setmana; qui tingui temps pot llegir-les senceres en internet:

 

Dissabte, 5 de març

(La Vanguardia: “Europa es tanca després d’haver rebut 1,2 milions de peticions d’asil el 2015”)

“Per primera vegada des del començament de la crisi migratòria, començo a veure que emergeix un consens”, celebra el president del Consell Europeu, Donald Tusk, en la carta d’invitació remesa ahir als dirigents dels 28 països de la Unió de cara a les dues cimeres que dilluns els reuniran a Brussel·les (l’una amb Turquia, i l’altra, extraordinària, del Consell Europeu).

Aquesta pretesa unitat arriba després que la Unió Europea rebés l’any passat la xifra rècord d’1.255.640 peticions d’asil oficials (en tràmit hi ha centenars de milers més); és a dir, un 123% més que el 2014, quan els seus 28 països van rebre 562.680 demandes d’asil, segons les dades publicades ahir per l’oficina estadística comunitària, Eurostat.

Pel que fa a la crisi, a hores d’ara el consens que Tusk veu emergir sobre com cal afrontar la crisi té més de gestió de danys que d’estratègia clara d’acció. Els acords bàsics passen en aquests moments no per una distribució dels refugiats per països en funció de la seva mida i renda, com defensen gairebé en solitari Brussel·les i Berlín, sinó per prendre les mesures que siguin necessàries per evitar que les xifres del 2015 es repeteixin aquest any.

Per això, la Unió Europea pretén bloquejar a Turquia i Grècia els immigrants econòmics.

 

Diumenge, 6 de març

(La Vanguardia: “Austria acusa a la UE de ‘actuar como un traficante de persones’”)

El ministro de Asuntos Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, ha acusado este sábado a la Unión Europea de estar “actuando como un traficante de personas” al enviar a los refugiados directamente al centro del continente europeo, algo que ha definido como “inaceptable”.

De cara a la cumbre de emergencia que se celebra este lunes en Bruselas y en la que se abordará la cuestión migratoria con Turquía, Kurz ha asegurado, en declaraciones en exclusiva al diario británico The Guardian, que en Grecia “los refugiados están siendo arrastrados hacia el corazón de Europa”.

“Esto es simplemente inaceptable a largo plazo. La Unión Europea no puede actuar como un traficante de personas”, ha denunciado, antes de insistir en que restablecer los acuerdos de Dublín y Schengen tiene que ser una prioridad en la reunión entre los líderes turco y europeos.

En su entrevista, Kurz ha asegurado que la mayoría de los inmigrantes que se encuentran en la frontera greco-macedonia están ahí no porque se encuentren en una situación desesperada, sino porque buscan una vida mejor. “Esa gente no viene a Europa porque quieren vivir en Lesbos. Vienen porque quieren disfrutar de los niveles y beneficios que se les garantizan en países como Austria, Alemania o Suecia”, ha explicado.

“No me malinterpreten, no los culpo: puedo entenderlos, porque muchos políticos les han dado falsas esperanzas”, ha añadido. En este sentido, Kurz ha lamentado que la “distinción entre protección y derecho a una vida mejor” se ha difuminado y ha asegurado que es “de suma importancia restablecer cierta claridad al respecto”.

 

Dilluns, 7 de març

(La Vanguardia: “Turquía encarece su colaboración con la UE para contener la emigración”)

Turquía quiere más. El país se ha convertido en una pieza imprescindible dentro de la estrategia de la Unión Europea para frenar la llegada de demandantes de asilo y emigrantes económicos a su territorio y su gobierno está decidido a cobrarse cara su colaboración. La cumbre extraordinaria UE-Turquía se ha inaugurado este mediodía en Bruselas con una serie de demandas no previstas por parte del primer ministro turco, Ahmet Davutoglu: duplicar las ayudas europeas a los refugiados sirios en el país (ahora hay previstos 3.000 millones entre el 2016 y el 2017), abrir cinco capítulos adicionales en las negociaciones de adhesión (un salto impensable hace apenas unos meses) y adelantar a junio la entrada en vigor del acuerdo de liberalización de visados que permitirá a los ciudadanos turcos viajar sin trabas a la UE.

La UE ha planteado a Turquía un trato muy claro: por cada emigrante que acepte de vuelta (interceptado en alta mar o desde las islas griegas) los gobiernos europeos se comprometen a llevarse a un sirio de su país. En este esquema estarían incluidos incluso los ciudadanos de origen sirio, afirman fuentes comunitarias. Es decir, la negociación con Ankara incluye sacar de Grecia a demandantes de asilo sirios para llevarlos a territorio turco, desde donde se les ofrecerá acceso a protección internacional en la Unión Europea. Es la manera de dejar claro que viajes como los que han emprendido en el último año cientos de miles de emigrantes, demandantes de asilo o no, ya no van a servir para entrar en Europa y tratar de acabar así con el negocio y la logística de las mafias.

 

(El Periódico: “La crisi dels refugiats col·loca Grècia al límit del col·lapse”)

Entre l’espasa, la paret, sobre unes brases i sota pluja àcida. La vella dita queda desfasada per descriure l’actual situació de Grècia, entre les seves obligacions fiscals amb els socis europeus i l’abandonament per part d’aquests a l’hora de repartir les responsabilitats en la resposta a la crisi migratòria.

A principis de febrer, el Banc de Grècia va publicar un estudi en què estimava en 600 milions d’euros el cost dels refugiats per al país hel·lè només per al 2016. El text també advertia que aquesta xifra podria augmentar si els refugiats s’establien en territori grec en cas que els països balcànics tanquessin la frontera.

El primer ministre, Alexis Tsipras, ha definit el seu país com un “magatzem d’ànimes”. Unes quantes desenes de milers de persones estan allà atrapades, sense possibilitat de seguir cap al nord ni ganes de tornar als seus llocs d’origen. Però Atenes ha decidit no usar els migrants com a carta en les negociacions sobre el rescat grec.

 

(El Periódico: “Turquia redobla les seves exigències a la UE per frenar l’arribada de refugiats”)

El regateig és tot un art i els turcs estan entre els seus grans mestres. Saben que la Unió Europea està desesperada per trobar una solució que permeti posar ordre a la crisi de refugiats i aquest dilluns han fet valer la seva posició de força a la cimera UE-Turquia -la segona en tres mesos- celebrada a Brussel·les. A canvi que Ankara rebi de tornada tots els immigrants que arribin a les illes gregues, encara que fugin de la guerra com els refugiats sirians, els 28 accepten examinar la nova llista d’exigències turca que inclou eximir els seus ciutadans de visat des del juny, obrir nous capítols en les negociacions d’adhesió i assignar fons addicionals per a la facilitat de refugiats siriana.

Els 28 es donen de termini 10 dies per tancar els serrells pendents, fins al Consell Europeu del 17 i el 18 de març. Es necessiten “mesures audaces per tancar la ruta que utilitzen els traficants, per trencar el seu model de negoci, protegir les nostres fronteres externes i acabar amb la crisi migratòria a Europa”, assenyala la declaració. Entre aquestes mesures figuren totes i cadascuna de les suggerides per Davutoglu.

Mesures “creatives i constructives”, tal com les va qualificar el turc, entre les quals figuren la devolució a Turquia de tots els immigrants irregulars que arribin a les illes gregues en el marc d’un programa que finançarà la UE. “El nostre objectiu és desincentivar la immigració irregular i incentivar l’ús de vies legals. El nostre objectiu és humanitari. No volem veure dones i nens morint al Mediterrani”, justificava el turc sobre una iniciativa l’autoria de la qual Merkel atribueix a Ankara. “La immigració il·legal a Europa s’ha acabat”, anunciava el president de la UE, Donald Tusk.

 

Dimarts, 8 de març

(La Vanguardia: “La UE pagará a Turquía para que acoja a los refugiados que lleguen a Grecia”)

Los líderes de la Unión Europea alcanzaron hoy un principio de acuerdo sobre las nuevas reclamaciones de Turquía para frenar el flujo hacia Europa de inmigrantes irregulares y refugiados, también sirios, que incluyen otros 3.000 millones de euros y agilizar la liberalización de visados.

De ahí que las nuevas propuestas turcas cogieran por sorpresa a algunas delegaciones, como a la sueca, que dijo no tener el mandato para tomar una decisión sin consultar con su parlamento nacional.

Ello, sumado a la oposición de Hungría y de los demás miembros del grupo de Visegrado -República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría- sirvió para impedir cerrar este capítulo hoy.

Ankara se compromete a aceptar la devolución de “todos los inmigrantes irregulares que crucen desde Turquía a las islas griegas siempre que la UE se haga cargo de los costes” de repatriación, según la declaración conjunta de los mandatarios europeos. Por cada sirio que readmita Turquía desde las islas griegas, otro sirio será reubicado desde Turquía a los Estados miembros de los UE.

Preguntado por la legalidad de esta cuestión, Juncker aclaró que la normativa europea sobre procedimientos de asilo abre la puerta a soluciones de este tipo, en las que un Estado miembro puede rechazar estudiar una petición de asilo si considera que el país no comunitario al que se deriva el caso es un país seguro, como es el caso de Turquía para Grecia.

 

(El País: “La UE acuerda expulsar a Turquía incluso a los sirios en suelo europeo”)

Europa y Turquía han pactado un cambio radical en la gestión de la crisis de refugiados. La desesperación por frenar el flujo migratorio ha llevado a los Veintiocho a forjar un polémico acuerdo con Ankara para devolver al país vecino a todo extranjero que llegue ilegalmente a las costas griegas, incluso a los sirios. A cambio, la UE se compromete a traer desde Turquía a un número de refugiados equivalente al de expulsiones. El trato, que anoche cerraron en Bruselas los jefes de Estado y de Gobierno, incluye otras tres condiciones para Europa: aumentar los 3.000 millones destinados a Turquía para atender a los refugiados, eximir a sus ciudadanos de la necesidad de visado para viajar a la UE ya en junio y avanzar en el proceso de adhesión al club comunitario.

La UE ha dado finalmente luz verde a una propuesta que hasta ahora nadie se había atrevido a defender en público por su crudeza. Se apoya “en la lógica de que los sirios pueden solicitar asilo en Turquía.

En esa cita, Davutoglu lanzó su inesperada propuesta a la UE, que ha revolucionado toda la negociación: la posibilidad de expulsar a Turquía incluso a los sirios que lleguen a suelo europeo. A cambio, Europa acogería una cifra de sirios similar a las de devoluciones realizadas. El objetivo es mandar una señal clara, incluso a quienes huyen de la guerra: el único modo de acceder a Europa es ensayar la vía legal.

Pese a que Juncker la defendió en sala de prensa, la legalidad de expulsar a asilados de libro resulta incierta, porque una cosa es devolver a los llamados migrantes económicos, personas que no son objeto de persecución y, por tanto, no optan, en principio, al asilo y otra incluir en esos retornos, de manera masiva, a víctimas de guerra. Pero independientemente de que más tarde la legislación lo matice —o el Tribunal Europeo de Justicia pueda anularlo—, Europa está decidida a enviar el mensaje que lanzó el pasado jueves el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk: “No vengáis a Europa”.

Fuentes europeas lo justifican así: el bloqueo que afronta Grecia, con más de 30.000 personas atrapadas en su territorio, tampoco le permite dar condiciones dignas a todos los extranjeros que recalan allí. Así que Turquía, considerada ahora un país seguro para ciudadanos de terceros países, puede atenderlos con la financiación adecuada. Y la UE los acabará admitiendo, pero por la vía legal.

 

(El Mundo: “La UE expulsará a Turquía a los refugiados que lleguen a Grecia”)

La gran partida de cartas que desde hace medio año juegan Turquía y la UE tuvo su penúltima mano ayer en Bruselas. Bien pasada la medianoche, y tras más de 15 horas de reuniones, los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 acordaron con el primer ministro Ahmet Davutoglu algo sin precedentes y con una base legal muy cuestionable: devolver a Turquía a todos los “migrantes irregulares”, tanto los “económicos” como los refugiados, incluidos los sirios.

La cumbre no se saldó con unas “conclusiones”, como es habitual, sino con una “declaración” que recoge los acuerdos esenciales. Los detalles serán perfilados en los próximos días, antes del siguiente Consejo Europeo. Pero las líneas generales son claras: expulsión de todos los que llegan a cambio de 3.000 millones adicionales para Ankara y acelerar tanto la supresión de visado para los turcos que viajen a Europa como la negociación para su potencial entrada en la Unión.

El equipo de Tusk estaba visiblemente incómodo. En un instante toda la planificación saltó por los aires. Sobre la mesa, dos documentos y 28 equipos tratando de combinarlos. Y una idea extremadamente polémica y legalmente cuestionable: devolver a todos los que llegan a las islas griegas de nuevo a Turquía, independientemente de si son demandantes de asilo o los llamados emigrantes económicos, que no tienen derecho legal a quedarse por no huir de la guerra ni estar en peligro su vida en sus países.

La ley internacional, con la Convención de Ginebra, estipula que quien llega a un territorio puede pedir asilo, y no puede ser expulsado o deportado hasta que se resuelva su expediente. Pero la postura de los halcones europeos, esbozada desde hace meses, es que como Turquía es un “país seguro” y allí no hay guerra, técnicamente podrían ser devueltos aprovechando los acuerdos bilaterales entre países, incluyendo Grecia y Turquía.

El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha tenido un momento difícil durante la rueda de prensa al tener que defender una decisión que, durante meses, su equipo ha criticado una y otra vez en público y en privado. Según el luxemburgués, la directiva europea, según su artículo 33, permite a un país rechazar una petición de asilo si la persona viene de un país seguro. Según Juncker, Turquía lo es y así lo reconoce Grecia. El problema es que según la propia directiva europea, ese estatus de Turquía como “país seguro” es altamente cuestionable. Y así lo han sostenido sus propios colegas una y otra vez.

De hecho, la legislación turca (Juncker ha hablado de “pequeños detalles”) es sumamente vaga y la protección no está ni bien definida ni tiene el alcance mínimo que una situación de este calado requiere. Y en Bruselas lo saben perfectamente, pese a que han decidido obviarlo.

Al borde de las 22.00 los rumores se multiplicaban. Las delegaciones asumían que de esta cita saldría sólo un acuerdo genérico y que los detalles técnicos se concretarían durante los próximos 10 días y se cerrarán en la próxima Cumbre, prevista para el 17 de este mismo mes. Y así fue.

 

(El País: “La ONU advierte a la UE de que “la expulsión colectiva” está prohibida”)

Los recelos expresados por la ONU y por organizaciones de derechos humanos respecto al revolucionario acuerdo sobre refugiados que han esbozado la UE y Turquía siembran dudas sobre su futuro. ACNUR, la agencia de Naciones Unidas dedicada a los demandantes de asilo, ha manifestado este martes su inquietud por un pacto que permitirá expulsar a gran escala a todos los extranjeros llegados a las costas griegas a partir de ahora, incluidos los refugiados sirios.

Pocas horas después de concluir la cumbre UE-Turquía que ha dado un vuelco a la gestión comunitaria de la crisis de refugiados, el máximo responsable de ACNUR ha acudido al Parlamento Europeo para hablar de los problemas de los demandantes de asilo. Y justificó su inquietud por lo pactado para aliviar la carga que siente Europa bajo sus espaldas. “No se puede firmar ningún acuerdo que no salvaguarde las garantías que tienen los refugiados en el derecho internacional”, ha enfatizado. Sus palabras provocaron un cerrado aplauso de la Eurocámara en Estrasburgo.

Más rotundo aún que Filippo, el representante europeo de la ONU para los refugiados, Vicente Cochelet, alertaba desde Ginebra de que lo pactado por sorpresa en Bruselas puede contravenir las normas: “Un acuerdo que sea equivalente a un retorno en bloque de todos los individuos de un país a un tercer país no es acorde a la legislación europea, ni acorde a la legislación internacional”.

Es la propia norma que invocó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para avalar el trato la que suscita interrogantes legales. La llamada directiva de procedimientos de asilo contempla la posibilidad de reenviar a un solicitante al país donde recibió la primera protección (en este caso, Turquía). Pero para ello deben darse varias condiciones. El Estado tiene que considerarse un tercer país seguro, es decir, capaz de ofrecer protección a las personas que lo requieran. En términos prácticos, eso implica, entre otros elementos, que la persona pueda “solicitar el estatuto de refugiado y, en caso de serlo, recibir protección con arreglo a la Convención de Ginebra”.

Ahí surgen los problemas. Turquía ofrece un marco muy irregular de protección internacional. Suscribió la convención del refugiado, pero solo concede esta categoría a ciudadanos europeos (los que originalmente motivaron el texto de Ginebra, tras la Segunda Guerra Mundial). Para los sirios, Ankara cuenta con un esquema de protección, que no coincide exactamente con la etiqueta de refugiado. Los expertos comunitarios lo consideran equivalente y ese es el resquicio legal que les permite defender el acuerdo.

Amnistía Internacional rebate ese argumento, que considera plagado de lagunas legales y morales. “No hay imaginación que pueda lograr que Turquía sea considerada un tercer país seguro y que la UE pueda subcontratarle sus obligaciones”, ha indicado Iverna McGowan, jefa de la oficina de Amnistía para las instituciones europeas.

 

(El Mundo: “La ONU asegura que el acuerdo entre Bruselas y Ankara “no es compatible con la legalidad”)

La parte más polémica del acuerdo (el punto D) es la que despacha la devolución masiva de los refugiados desde la UE a Turquía. De facto, se impedirá a estas personas solicitar su asilo en Europa. La Declaración Universal de Derechos Humanos dice lo siguiente: “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en otros países”. En Europa, con este tratado, se restringe ese derecho. Tampoco se respeta el Estatuto del Refugiado de la Convención de Ginebra, que impide las deportaciones masivas, como las que consagra este acuerdo. El Convenio Europeo de Derechos Humanos es pisoteado en sus artículos 3, 13 y el protocolo IV. La Carta de Derechos Fundamentales de la UE, en su artículo 9, habla de la “Obligatoriedad de registrar todas las solicitudes de protección internacional que se presenten”. O sea, que con este texto, Europa dejará de registrar estas solicitudes y se saltará sus propias leyes de asilo.

Los ministros europeos tardaron meses en usar la palabra ‘refugiado’ en vez de ‘inmigrante’. A estas alturas, no es necesario recordar que el refugiado es el que huye de la guerra, la violencia o la persecución. O sea, el 88% de las personas que han llegado a Europa desde la primavera pasada, según ACNUR. El uso de la palabra ‘refugiado’ por parte de Merkel contagió al resto de sus homólogos europeos, allá por el pasado septiembre, tan reacios a pronunciarla. Este texto firmado con Ankara vuelve a la palabra anterior. Tal vez porque es más fácil expulsar ‘inmigrantes’, mientras que los ‘refugiados’ tienen unos derechos que en este acuerdo no se garantizan. El propio Donald Tusk ha tuiteado un mensaje: “Los días de la inmigración irregular en Europa han acabado”. ¿Pero no eran refugiados? No, ya no.

 

La vanguardia 8-3-16

Font: La Vanguardia

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s