El pacte de la vergonya

El país

Font: El País

 

Avui és un dia trist: comença a aplicar-se el pacte vergonyós entre la UE i Turquia per a l’expulsió massiva dels refugiats que han arribat a les costes gregues a partir de la seva signatura, el 20 de març. No s’han fet suficients preparatius per a aquesta operació monstruosa que pot acabar retornant a Síria als que han fugit de la mort, ni tampoc s’ha fet públic què passarà amb els milers de refugiats que havien arribat a Grècia abans d’aquella data i que es troben amuntegats en camps improvisats, en un país arruïnat per la crisi i per les retallades imposades per la UE.

La Vanguardia considera molt arriscat el pla que s’ha dissenyat:

“Los expertos en seguridad han elaborado un plan acerca de quiénes deben ser expulsados primero y cuándo. De acuerdo con este proyecto, el lunes serán devueltas unas 200 personas desde el campo de internamiento de Moria en la isla de Lesbos. Serán aquellos que no han presentado una solicitud de asilo o que proceden de países considerados seguros, por ejemplo Marruecos, Argelia, Túnez o Pakistán, informan fuentes de la Guardia Costera.

Sin embargo, hay algo que las autoridades no revelan: cómo harán para sacar a estas personas de Moria. En este momento, más de 3.000 inmigrantes se encuentran allí retenidos de facto desde la entrada en vigor del pacto entre la UE y Turquía el 20 de marzo. Las fuerzas de seguridad griegas dudan de que las 200 personas afectadas vayan a ser fáciles de separar y sacar de entre todos los internos.

Si se consigue, el siguiente paso es el transporte en autobuses hasta el puerto de la capital de la isla, Mytilini. Cada migrante será acompañado por un policía durante todo el proceso, según la agencia estatal ANA.

Y será rápido: todas las personas serán subidas de inmediato a bordo de un barco turístico turco alquilado por los griegos, el “Nazli Jale”. Entonces partirán en dirección al puerto turco de Dikili, distante 28 kilómetros”.

El País, per una altra banda, opina que l’expulsió es fa sense mitjans ni criteris, amb improvisació:

“Grecia negociaba todavía ayer las condiciones de ese primer transporte, que puede sentar las bases de las futuras devoluciones. Atenas exige que los deportados viajen hasta Turquía dentro de autobuses y en la bodega del ferri, opción que disgusta a la Comisión Europea, que reclama que viajar durante un trayecto de dos horas en esas condiciones y en la oscuridad es “asfixiante”, según fuentes de la negociación. Anoche, Atenas se mostraba receptiva al argumento comunitario. El barco, de la compañía Eleftherios Venizelos y con una capacidad de 2.500 plazas, volverá vacío a Grecia para realizar, al menos, otro viaje. La salida de otras 137 personas desde Quíos se hallaba a última hora de ayer pendiente de aprobación.

“Al desafío político se le une el logístico. Bruselas había previsto un despliegue inicial mayor —con el envío de tres barcos de alta capacidad—, pero ayer tuvo que recortarlo en el último momento. Grecia asegura que le faltan recursos humanos para gestionar adecuadamente el dispositivo; sobre todo personal de seguridad. Y es que de los 1.500 policías estipulados como necesarios por Frontex (la agencia de fronteras europea) solo han llegado a territorio griego 700, en su mayoría franceses y alemanes. A eso se añade que los centros griegos están saturados.

“El cierre de las fronteras a lo largo de la llamada ruta de los Balcanes, ha provocado un tapón en Grecia, donde permanecen más de 51.000 migrantes y refugiados. Con su acuerdo con Turquía, la UE pretende reducir las llegadas, lo que por ahora no ha ocurrido. Solo desde el 20 de marzo, han llegado a territorio griego más de 6.000 migrantes. El acuerdo con Turquía, alcanzado el pasado 18 de marzo, especifica que todos los migrantes que lleguen a territorio europeo desde el 20 de marzo serán expulsados.

“El plan, duramente criticado por las organizaciones de Derechos Humanos —incluida Acnur—, que dudan de su legalidad y temen que Turquía devuelva a sus países no solo a los migrantes económicos sino también a los refugiados, tiene también una importante laguna legal. Grecia y Turquía debían cambiar algunos puntos de su legislación para acomodarse a partes del acuerdo, algo que todavía no se ha hecho efectivo. Y si las modificaciones no están listas cuando se realicen las primeras devoluciones, los tribunales podrían anularlas”.

Hi ha molts dubtes jurídics sobre aquesta operació que contradiu el dret internacional, segons el Diaricatalà:

“Nombrosos dubtes sobre la desprotecció del dret d’asil persegueixen l’acord que van subscriure la Unió Europea i Turquia – com a ‘tercer estat segur’ -, el passat 18 de març. Dilluns vinent començarà la deportació de tots els demandants d’asil que hagin arribat a les costes gregues a partir del 20 de març, en virtut del vigor del pacte.

“Segons dades de l’agència France Presse, el primer grup d’expulsats estarà format per unes cinc-centes persones i la seva devolució es farà a bord de ferris pagats per FRONTEX, l’agència que patrulla les fronteres de la Unió.

“Aquest acord, però, no contempla la deportació dels milers de persones que ja es trobaven atrapades a Grècia o a la frontera amb Macedònia, quan es va rubricar. Amb tot, han transcorregut els dies i la veu d’alarma d’organitzacions humanitàries com Amnistia Internacional o Human Rights Watch no ha cessat, per la possible vulneració del dret d’asil.

“Fins que no es produeixin les devolucions del proper dilluns, els dubtes planen sobre si les expulsions contemplades en el pacte entre Ankara i Brussel·les s’executaran de forma col·lectiva – cosa que contravé el dret humanitari internacional –, si les persones refugiades tindran garanties humanitàries i processals sobre el seu dret d’asil, o si es complirà l’obligació d’atendre les necessitats bàsiques (menjar i assistència mèdica) dels demandants en territori turc”.

El país.jpg

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El pacte de la vergonya

  1. Albert Bajet dijo:

    Si hi ha quelcom que repugna a la justícia i a l’equitat és la indefensió a que es veuran sotmesos els refugiats que siguin deportats en massa cap a Turquia.
    A part de les disquisicions jurídiques, iniciatives com les gregues de fer viatjar als refugiats a la bodega dels vaixells, deixen clara quin serà el raser de la logística, que si no es vigila, es pot acabar aplicant.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s