Els efectes de la pobresa energètica

Ana-productos-necesidad-Cruz-Roja_EDIIMA20171215_0520_4

Aquest 15 de desembre passat eldiario.es va publicar l’article “A veces no comemos porque no podemos pagar ni la luz, solo tenemos mantas para calentar a nuestros tres hijos”, sobre els efectes de la manca de diners per pagar les despeses de llum i aigua, la mal anomenada “pobresa energètica”, amb dos exemples: una família de refugiats de Líbia i una família monoparental.

 

Us reprodueixo els aspectes més destacats d’aquests dos testimonis, perquè pugueu fer-vos una idea de les condicions en què estan vivint actualment milers i milers de persones que no tenen recursos per pagar els rebuts de l’electricitat, gas i aigua.

 

1. Dalila i Abdulsalam, refugiats de la guerra de Líbia des de fa cinc anys.

 

“Tenemos tres hijos y actualmente mi marido y yo no tenemos ningún tipo de ingreso por lo que dependemos de la ayuda de entidades como Cruz Roja para comer y mantener la casa; mi marido y yo hemos llegado a estar varios días sin comer y sin agua caliente y nos calentamos todos con mantas porque no tenemos calefacción”.

 

“Cuando llegamos, pudimos trabajar en la restauración porque teníamos la tarjeta roja de asilo, pero hace unos años nos la retiraron y actualmente, al no tener permiso de residencia, no nos dan trabajo y sin un contrato, no podemos solicitar ni el permiso ni el Número de Identidad de Extranjero”, explica Dalila. 

 

Así, “salvo cuando sale alguna casa para limpiar”, carecen de ingresos fijos. Sin embargo, deben hacer frente cada mes a gastos de en torno a 500 euros solo para pagar el alquiler, la luz, el agua y el gas.

 

“Nuestros hijos comen en el colegio y el resto del mes tiramos con lo que nos da Cruz Roja; también nos han pagado recibos, pero aun así, debo dos meses del alquiler de la casa, no tenemos calefacción y agua caliente solo gastamos para los niños”, explican visiblemente emocionados.

 

2. El testimoni d’una família monoparental

 

Ana B. R. té 36 anys, mare soltera amb una nena de cinc anys i d’un bebè de 16 mesos, va arribar l’any 2009 en busca d’un treball. Primer el va trobar al camp i en una fruiteria després, però actualment només percep un subsidi de 430 euros.

 

“Pago 260 euros de alquiler y con todos los gastos de los niños y la casa no llego a final de mes; me apaño pidiendo ayuda a Cruz Roja que me aporta comida y me ha pagado recibos, pero en casa ahorramos todo lo que podemos en luz y agua; por ejemplo, cuando lavo al pequeño con agua caliente mi hija aprovecha el mismo agua para limpiarse y luego se enjuaga en la ducha”.

 

Paga de mitjana 90 euros d’aigua cada tres mesos i entre 70-80 euros de llum cada dos mesos.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s