El 2017 baixa l’atur però creix la precarietat (2)

 

1515009138_248317_1515051352_noticia_fotograma

El País 4-1-2018

 

Avui s’han publicat dos nous articles sobre l’excés de precarietat en la contractació espanyola durant el 2017. Per completar la nota anterior i per l’interès que tenen, recullo en aquesta segona nota les dades més destacables d’aquests dos articles:

1) Eldiario.es: “La precariedad emborrona el triunfalismo del Gobierno sobre el descenso del paro”.

“Expertos en economía laboral y sindicatos critican la precariedad del empleo que se está creando en los últimos años: en 2017, solo un 9% de los contratos firmados fueron indefinidos”.

Juan Gimeno Ullastres, catedrático de la UNED y patrono y expresidente de Economistas sin Fronteras lamenta: “El empleo que se está creando es de muy poca calidad, se está facilitando el tránsito de una economía de trabajadores cualificados al precariado”, prosigue.

“La sola creación de empleo, aunque necesaria, no es suficiente, añade Alberto del Pozo, experto en mercado laboral de Economistas Frente a la Crisis: “El PIB está creciendo en 3,1% en el tercer trimestre y el dato de la EPA de crecimiento de ocupados es del 2,8%. La productividad es por tanto del 0,3. Es muy poco. Es un crecimiento de la productividad laboral muy reducido”. La escasa cifra de productividad desprende que los empleos generados son de sectores escasamente productivos y con contratos precarios, apunta”.

“De los 21,5 millones de contratos firmados a lo largo de 2017, el 91% fueron temporales. “Que solo 9 de cada 100 contratos firmados sean indefinidos es una cifra absurda en un mercado laboral, es algo que ya arrastrábamos, pero la temporalidad ha aumentado en los últimos cinco años”, afirma del Pozo. En 2007, el porcentaje de contratos temporales sobre el total era del 88%”.

“La tasa de temporalidad ha ido creciendo hasta el 27%, según los datos de la EPA” –recuerda Alberto del Pozo– pero “no responde a causas temporales, que es lo que exige la ley”.

“El aumento de los contratos a tiempo parcial durante la crisis, aunque ahora está frenando, ha sido otra de las herramientas de precarización del empleo. En muchos casos, casi 6 de cada 10 trabajadores con este tipo de jornada reducida desearían trabajar más horas, según los datos de la EPA”.

Otros indicios de precariedad en nuestro mercado laboral, subraya el catedrático de Derecho al Trabajo y Seguridad Social Eduardo Rojo, son “la disminución de horas trabajadas por el conjunto de la población trabajadora desde el inicio de la crisis” y unos salarios que aún no han recuperado los niveles anteriores a la recesión. Este último trimestre conocimos dos datos que retratan estas limitaciones en los sueldos: el salario medio cayó en 2016 por primera vez en una década y España se situó como es el país de la UE donde menos crecían los sueldos.

“Nos dirigimos a una sociedad de trabajadores pobres”, alerta Mari Carmen Barrera, secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT. Los datos también retratan esta realidad: una tercera parte de los españoles pobres tiene un trabajo remunerado, según el último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza (EAPN).

“Del Pozo considera que “el Gobierno busca aumentar las cifras de creación de empleo, por encima de cualquier otra cosa, como que sean trabajos estables y con garantías mínimas”. Mientras la meta en el empleo sea solo cuantitativa y no cualitativa, el titular para el economista es claro: “Nos dirigimos a la precariedad más absoluta”.

2) Elpais.com: “Casi 20 millones de contratos temporales en un solo año”.

“Pocos datos como la contratación muestran la principal debilidad de las cifras de paro y Seguridad Social de 2017: precariedad e inestabilidad. En solo 12 meses se firmaron 21,5 millones de contratos. De nuevo, se batió el récord marcado el año anterior. Además, más del 90% de ellos fueron temporales. Y eso implica que se suscribieron 19,6 millones de contratos temporales, el mayor número de la historia”.

“En el incremento del número de contratos firmados año tras año tienen un gran protagonismo los de muy corta duración. Hasta el pasado noviembre, los de menos de una semana suponían ya el 24,8% del total”.

“El peso de los contratos temporales y el incremento que se observa trimestre tras trimestre en la tasa de temporalidad demuestra que la economía española apenas está cambiando en la salida de la crisis su patrón histórico de creación de empleo. El trabajo de baja calidad y poca estabilidad fue el talón de Aquiles por el que se produjo el gran hundimiento laboral de la crisis. Y ahora vuelven a observarse los mismos vicios: una gran cantidad de empleo —necesaria dado el alto número de parados— pero de escasa calidad, lo que facilita mucho su destrucción cuando la situación económica se torna complicada”.

1515009138_248317_1515063264_sumario_normal

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s